Compartir

El recurso más rápido que usa el gobierno para “hacerse de caja” y seguir pagando sus cada vez más altos costos de funcionamiento, es aumentar los impuestos a las personas que ya están pagando.  Nada se ha hecho en los últimos 8 años (gobiernos de Cobos y Jaque) para eliminar los gastos superfluos del estado, ni para cobrar impuestos a los que hoy no pagan.

Tanto Cobos como Jaque aumentaron en más de 7.000 empleados públicos cada uno la planta de personal de la provincia en sus cuatro años de gestión. Ninguno de ellos mejoró el sistema de recaudación impositiva, y hoy Mendoza es una de las provincias que menos aumentó sus ingresos provinciales comparadas con las demás.

Las citadas administraciones provinciales, dejaron un déficit de 2.000 Millones de pesos, a pesar de haber contado ambas con mayor recaudación (IVA, Ganancias) producto de la inflación y crecimiento, y haber aumentado hace un año los impuestos a los mendocinos. El estado no puede seguir aumentando sus costos fijos de funcionamiento sin mejorar el nivel de vida del pueblo ni generar obras de infraestructura, pues no hay forma de sostenerlo económicamente.

Hace mucho que hemos dicho que la Mendoza de hoy es inviable, pues gasta más de lo que ingresa. Su costo fijo de funcionamiento ha aumentado cada vez más, llegando a ocupar el 92 % del presupuesto provincial. Solo el 8 % va a obras públicas. El 92 % a pagar gastos corrientes. Pensando en la Mendoza del  futuro, hace un año escribí estas ideas, que hoy están más vigentes aún.

Por estos motivos, te doy 5 razones por las que no votaré el aumento impositivo:

1)      Aumento de impuestos no significa mayor recaudación. El abuso del poder estatal en contra del bolsillo del pueblo genera más evasión o elusión impositiva, y lo que parece que puede significar mayor recaudación, no se produce en la práctica necesariamente.

2)      El aumento de impuestos, afecta la competitividad de Mendoza. Los afectados del pago de impuestos, pierden ventajas frente a competidores de otras provincias a los que sus gobiernos no le aumentas los impuestos, lo que significa menores ventas, menor inversión, menor empleo y menores ganancias. A las desventajas de no contar con sistema de promoción industrial, el gobierno les aumenta los costos con impuestos locales. De esta forma, se destruye el funcionamiento de la economía.

3)      El aumento de impuestos ataca directamente al productor agrario de Mendoza. Gravar con ingresos brutos a las actividades que hoy tienen tasa cero, significará hacer pagar esos impuestos a los productores locales de uva, ciruelas, duraznos, damascos, aceitunas y todas las actividades vinculadas a nuestro agro. La política económica nacional es “soja dependiente”, pues beneficia a los comóditis y afecta a las economías regionales que introducen a sus productos importante valor agregado. El aumento de impuestos, afecta aún más al productor de las economías regionales.

4)      El aumento de impuestos dejará sin trabajo genuino a muchos mendocinos. Una mayor presión tributaria, además de afectar la competitividad de la provincia, dejará sin trabajo a muchos mendocinos, pues si se vende menos, si se invierte menos, si se pierden mercados, habrán inevitables despidos que provocarán mayor impacto negativo desde lo social en Mendoza.

5)      El gobierno debe invertir y gastar mejor antes de aumentar impuestos. Preferimos un gobierno que invierta mejor sus recursos, que los use racionalmente, y que no tenga que endeudar a la provincia, o aumentar fuertemente sus ingresos para poder pagar su funcionamiento.

Acerca de Carlos

Soy abogado, profesor universitario y actualmente ocupo el cargo de Senador Provincial en la Legislatura de Mendoza. Presido el bloque desde 2007.
Publicado en Misc | Etiquetado , , , , , , , , , , |
2 comentarios

2 respuestas a Mendoza: 5 razones para no votar aumento de impuestos

  1. Adolfo Mario Copparoni dijo:

    Estamos siempre dando vueltas en un círculo vicioso entre mas gastos y mas impuestos y nunca logramos avanzar.
    Por que no hacer como los paises desarrollados donde el gasto del gobierno tiene un limite y el resto del dinero se emplea para que la gente viva mejor SIN REGALARLE NADA a nadie. Porque es injusto que a mí me quiten hasta lo que es mío en “forma” de impuestos y a otros que no hacen nada, le regalen lo que a mi me quitan.
    No me quejaría si a quienes le regalan fuera un 20%, pero resulta que el que produce es un 20% y le REGALAN a un 80%. Yo que en este mismo momento estoy recorriendo Europa y por razones de trabajo he viajado y vivido en el exterior muchos años, se lo que digo. Y, si argentina continua así, NO HAY ESPERANZAS PARA NADIE. (Tampoco para los políticos).

  2. Pingback: Mendoza: soy optimista, a pesar de la crisis. | Carlos Aguinaga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *