Compartir

Mendoza atraviesa una grave crisis producto de la creciente dependencia que existe con el Gobierno nacional y un desprolijo manejo de las cuentas públicas por parte del Ejecutivo provincial en los últimos años que nos han endeudado y dejado con un altísimo déficit presupuestario.

El nuevo gobernador de la provincia ha tomado nota del problema y se ha comprometido a racionalizar los gastos. La verdad es que no le quedaba otra alternativa pues de continuar en sintonía con los desmanejos de últimos 8 años, el futuro provincial se iba a oscurecer rápidamente.

Frente a esta situación, votamos a favor del presupuesto 2012 que pidió el gobernador,  entendimos que debíamos otorgarle la herramienta necesaria para poder desarrollar su gobierno, que al menos en el discurso parece ser distinto a los dos últimos. Veremos si esto se traduce en políticas públicas concretas y en resultados palpables.

Decidimos votar en contra del aumento impositivo porque entendemos que el impuestazo es peligroso para la economía de Mendoza y le puede causar un daño permanente. Dimos cinco razones que podés leer en este link Sostenemos que aumentar los impuestos no significa recaudar más; además, se afecta la competitividad de Mendoza, se ataca directamente al productor agrario y se disminuye la generación de empleo genuino. Creemos que el gobierno debe invertir y gastar mejor antes de aumentar impuestos.

¿Por qué existe dependencia de las provincias con la Nación?

Porque no se cumple ni con la  Constitución ni con las leyes y el federalismo no se respeta. Los gobernadores de provincias son casi interventores del gobierno federal. Carecen de autonomía porque no tienen los recursos que son provinciales.

A modo de ejemplo, en el 2011 la Nación se quedó con más de 6.000 millones de pesos que son de Mendoza. De ese total,  2.048 millones son de Coparticipación de Impuestos,  1.011 millones  de Ley de Cheque, 600 millones de regalías petroleras mal liquidadas,  2.400 millones que fueron a la Anses.

Si este dinero hubiera quedado en Mendoza, no seríamos una provincia deficitaria.

¿Por qué hay desmanejos presupuestarios en Mendoza?

Hace 8 años que Mendoza aumenta el gasto público de manera descontrolada. En el 2003, el gasto era de 1.679 millones de pesos y en 2010 fue de 8.746 millones de pesos. En el gobierno de Cobos se nombró innumerable cantidad de nuevos empleados públicos (entre 7.000 y 8.000). Y en el de Jaque pasó lo mismo.

Durante esas dos administraciones, el 92 % del presupuesto fue a parar a gastos corrientes (costo fijo de funcionamiento del estado) y sólo el 8 % a obras públicas.

En el año 2004 la deuda de Mendoza era de 3.120 millones de pesos y en 2011 es de 4.734 millones de pesos.

El déficit del presupuesto aumentó de 34 millones de pesos en 2007 a 1.500 millones de pesos para el 2012.

Estos números son explosivos, pero es la realidad. Hay que partir de allí para solucionar los problemas de Mendoza.

Soy optimista.

A pesar de la situación descripta, que responde a datos objetivos que presenté en la Sesión del Senado en la que se trató la Ley de Avalúo, Impositiva y de Presupuesto y que no fueron refutados por nadie, soy optimista, pues creo que la provincia puede salir adelante.

Para volver a colocar a Mendoza en la buena senda, necesitamos tener una visión diferente a la de los últimos 8 años.

Hace un tiempo escribí algunas ideas generales, que podés leer en este link , de las que te invito a debatir e intercambiar impresiones.

En resumen, el documento se centra en tres puntos principales:

1-Redefinir la relación Nación-Provincia.

2-Transformar la matriz productiva pensando en el mundo como mercado.

3-Mendoza debe replantear su sistema de formación y educación.

Y para ello presenté 10 ejes fundamentales sobre los cuales debe girar la gestión del próximo gobierno:

1) Nutrición Infantil, respeto por la vida.

2) Educación, la gran herramienta para igualar oportunidades e impulsar la libertad del pueblo.

3) Salud, el desafío tecnológico.

4) Seguridad y Justicia, el camino hacia el derecho y las obligaciones

5) Hacienda y Empleo Público, el pensamiento estratégico.

6) Medio Ambiente, hacia la inversión profunda.

7) Economía, mejor distribución.

8) Institucionalidad, la modernización.

9) Cultura, el espejo del talento.

10) Obra Pública, nuestra construcción social.

Pretendo generar un amplio debate sobre estas ideas, a efectos de enriquecerlas y darles más valor, apuntando siempre a generar un programa de gobierno para Mendoza que la coloque en el camino del progreso y el desarrollo.

Acerca de Carlos

Soy abogado, profesor universitario y actualmente ocupo el cargo de Senador Provincial en la Legislatura de Mendoza. Presido el bloque desde 2007.
Publicado en Misc | Etiquetado , , , , , |
1 comentario

Una respuesta a Mendoza: soy optimista, a pesar de la crisis.

  1. Daniel dijo:

    Muy buen análisis; muy buena actitud y propuestas. Perez ha dado buenos indicios, salvo en cuanto a la autonomia provincial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *