Compartir

Análisis de primer año de gestión del actual gobierno de Mendoza.

Aquí podés ver el documento digital completo.

Luego de un año de gobierno de Francisco Pérez debo decir que a pesar del esfuerzo que ha puesto a su gestión y de la dinámica que ha intentado darle a sus acciones, no ha encontrado la manera de sacar a Mendoza del laberinto en que se encuentra desde hace varios años.

La Mendoza que soñamos, que alguna vez tuvimos. La que nos enamora, la que no se rinde ni se arrodilla delante del poder central, la que fue ejemplo de desarrollo armónico y justicia social, lamentablemente, deberá seguir esperando. Estos han sido 12 meses rifados, como tantos otros.

Por eso en esta fecha, más que señalar deficiencias, me encuentro en la obligación de superar el actual estado de las cosas. Y para eso voy a proponer 7 líneas de acción. Me siento en el deber como legislador, pero también como ciudadano, de colaborar en la búsqueda de soluciones a los problemas estructurales que nos permitan recuperar los recursos económicos y formar los recursos humanos. Entiendo que este es el modo de enfrentar los desafíos presentes y futuros en las distintas áreas de gobierno, para poner a Mendoza nuevamente de pie.

Es que también creo que en este momento no suma señalar los problemas por todos conocidos, tanto en seguridad, como educación, o de salud. Por eso prefiero ofrecer propuestas, para saltar el conformismo, los aplausos fáciles y la crítica que no siempre es constructiva.

En este link podés ver el documento completo en formato digital. http://issuu.com/carlosaguinaga/docs/balancepacoperez/3

A continuación podés ver más y encontrar el documento completo en word.

Es poco, Paco

(Un año de gestión de Pérez)

 

Luego de un año de gobierno deFrancisco Pérezdebo decir que a pesar del esfuerzo que ha puesto a su gestión y de la dinámica que ha intentado darle a sus acciones, no ha encontrado la manera de sacar a Mendoza del laberinto en que se encuentra desde hace varios años.

Los problemas cotidianos que los distintos gobiernos no han podido solucionar derivan de una grave grieta estructural de nuestra provincia. Ya lo hemos advertido y lo seguimos destacando: Mendoza gasta más de lo que tiene, ya que no produce lo suficiente como para auto-sostener un Estado moderno y eficiente que brinde servicios públicos de calidad a sus ciudadanos. En síntesis: Mendoza carece de recursos económicos y humanos para atender las demandas sociales de nuestro tiempo. Y pese a los discursos, nadie se ha propuesto cambiar la historia con seriedad, inteligencia, honestidad y estrategia. Ni este gobierno, ni los anteriores.

La Mendoza que soñamos, que alguna vez tuvimos. La que nos enamora, la que no se rinde ni se arrodilla delante del poder central, la que fue ejemplo de desarrollo armónico y justicia social, lamentablemente, deberá seguir esperando. Estos han sido 12 meses rifados, como tantos otros.

El actual gobierno provincial, hasta hoy, hizo poco y nada por solucionar los problemas de fondo, los estructurales, aquellos que no permiten salir a los mendocinos del laberinto. Muy al contrario, se ha dedicado a pedalear en el aire mucho más que a marcar el rumbo del crecimiento, detrás de ejes estratégicos. Los esfuerzos sin dirección han quedado reducido apenas a buenas intenciones, que, sumado a las distracciones en la gestión por temas de poco interés popular, dan como logro resultados muy magros. Y fracasos estrepitosos, como el de la fallida reforma constitucional.

Como ejemplo de distracción destaco la torpe insistencia por imponer una reforma de la Constitución, con reelección del actual gobernador incluida, en vez de concentrarse en solucionar los problemas diarios que nos aquejan a los mendocinos, y en pensar cómo volvemos a llevar a Mendoza al progreso, de la mano de la ejecución de un programa de obra pública. Sin una visión, sin un conductor por encima de la rutina, seguimos postergando nuestro despegue.

Por eso en esta fecha, y con motivo de cumplirse el primer año de mandato del actual gobierno, más que señalar deficiencias, me encuentro en la obligación de superar el actual estado de las cosas. Y para eso voy a proponer 7 líneas de acción. Me siento en el deber como legislador, pero también como ciudadano, de colaborar en la búsqueda de soluciones a los problemas estructurales que nos permitan recuperar los recursos económicos y formar los recursos humanos. Entiendo que este es el modo de enfrentar los desafíos presentes y futuros en las distintas áreas de gobierno, para poner a Mendoza nuevamente de pie.

Es que también creo que en este momento no suma señalar los problemas por todos conocidos, tanto en seguridad, como educación, o de salud. Por eso prefiero ofrecer propuestas, para saltar el conformismo, los aplausos fáciles y la crítica que no siempre es constructiva.

  1. 1.       Modificar, diversificar y ampliar la matriz productiva de una forma amigable con el medio ambiente.

La Mendoza de hoy es inviable. Si seguimos este camino estamos condenados a vivir entre la pobreza yla mediocridad. Nocreo que nadie así lo pretenda. Pero no es menos cierto que para reconstruir Mendoza debemos sincerar el presente. El PBG de la provincia es de $ 73.930 Millones y el presupuesto provincial de $ 19.879 Millones representa un 27 % del PGB. Hace 5 años, en 2007, el PBG era de $30.890 My el presupuesto de $4.313 M, lo que representaba el 14 % de la economía de Mendoza.

 

 

Fuente: Elaboración Propia, con datos del Presupuesto Provincial y de la DEIE.

Esto demuestra que la economía provincial depende cada vez más del Estado y que nos alejamos de ser una provincia caracterizada por contar con un sector privado fuerte y emprendedor como base de nuestro crecimiento.

Otro dato preocupante es que, de 1994 a2012, el PBG creció 819 % y el presupuesto provincial un 1.261 %, señalando con claridad que el gasto público crece más que la economía, y con servicios de baja calidad. No hay eficiencia ni visión estratégica.

Fuente: Elaboración Propia, con datos del Presupuesto Provincial y de la DEIE.

Por eso no hay que desalentar a los sectores productivos con aumentos de impuestos, o poniendo en riesgo la propiedad privada como ocurre con la Ley de Expropiaciones impulsada por el gobernador. Tampoco podemos prohibir actividades productivas lícitas, con el argumento que no podemos controlarlas desde lo ambiental. El Estado no puede declararse impotente y dedicarse a buscar soluciones prohibitivas, sino, más bien, tiene el deber de poder controlar “todas” las actividades productivas para que “ninguna” de ellas dañe el medio ambiente.

La inflación de la política económica del gobierno genera pobreza, desempleo, falta de inversiones y marginación social. En este esquema, las economías regionales pierden competitividad y el gobierno provincial, para dar un empujón que también desalienta la inversión, aumenta los impuestos.

Proponemos fortalecer  la capacidad del Estado para controlar que ni el agro ni la industria, ni el petróleo, ni la minería dañen la tierra, el agua o el aire de Mendoza, garantizando un aumento de la matriz productiva de manera amigable con el medio ambiente. Este desafío lo debemos encarar y cumplir todos: el sector público y el privado.

  1. 2.       Más presupuesto para Obras Públicas.

Mendoza se ha convertido en una provincia “paga sueldos” y el gobierno en una mera “gerencia de personal”. En los últimos 8 años sólo invirtió el 8 % del presupuesto en obras públicas, mientras que nuestros vecinos de San Juan destinaron el 30 % y San Luis el 50 %, respectivamente. Es decir, el 92 % del presupuesto de Mendoza se destina a pagar el costo fijo del funcionamiento del Estado. Durante la administración de Pérez la situación empeoró: sólo el 3 % es para obras y el 97 % para gastos corrientes. Lo más grave es que el Estado presta cada vez peores servicios y además consume  los ingresos no renovables de las regalías petroleras en el pago de gastos corrientes. Pan para hoy, hambre para mañana.

Hay que congelar las contrataciones en el Estado, salvo para áreas críticas como seguridad, salud o educación, priorizando a los agentes que prestan servicio y descartando la creación insólita de nuevos puestos jerárquicos.

En 1994 Mendoza tenía 1.449.630 habitantes y la planta de personal era de 59.200 agentes (el 4,1 % de los habitantes trabajaba para el estado). En 2012 tenemos 1.760.000 habitantes y la planta del estado es de 100.179 agentes. Es decir,  el 5,7 % de Mendoza tiene empleo en el sector público provincial.

En 1994,la Población Económicamente Activas(PEA) era de 552.309 personas y el empleo público representaba el 11 %. En 2012, la PEA asciende a  670.882 personas y el empleo público llega al 15 %. El 15 % de las personas que pueden trabajar lo hacen para el estado provincial, sin contar quienes lo hacen para municipios y organismos nacionales.

De 1994 a 2012 la población creció el 21 % y la planta de personal el 69 %.

Fuente: Elaboración Propia, con datos del Presupuesto Provincial y de la DEIE.

Esta situación es insostenible en el tiempo, Mendoza siempre se caracterizó por ser una Provincia donde la actividad privada marcaba el ritmo del empleo, hoy díala actividad Públicaes la que rige esta variable. Es por ello que proponemos el uso de la Ley 7.970, que todo el ingreso a planta sea por Concurso, y que además se congele la planta por 3 años.

Propongo además que en 8 años logremos que el 40 % del presupuesto sea para Obra Pública, columna vertebral de toda construcción social. Hay que recuperar el concepto histórico de nuestros antecesores: la obra pública es la expresión de una estrategia de crecimiento, fruto de la planificación y la visión estructural.

  1. 3.       La “Revolución del Agua”. Invertir las regalías en el agua y el saneamiento.

La gran oportunidad que significa utilizar el dinero del petróleo y de la minería para Obras Públicas, no podemos desaprovecharla, pues nos permitirá utilizar mejor el recurso agua, impermeabilizando canales y mejorando el sistema de riego, garantizando su cuidado. El trabajo y la producción se beneficiarán exportando valor agregado a distintos destinos del mundo, especialmente a los países asiáticos. Estas obras permitirán la colocación de centrales y micro centrales hidroeléctricas que, junto a otras energías limpias como la eólica, nos asegurará la provisión de energía que necesitaremos durante los próximos años. Se podrá cubrir, además, las obras de agua potable y saneamiento tan postergadas a lo largo del territorio provincial.

  1. 4.       Reforma Política para una mejor calidad democrática.

Mendoza pierde gradualmente la oportunidad de mejorar un sistema político y electoral que permita una mejor representación de la sociedad y una mejor democracia. Las reformas se pueden hacer por ley. Y no se puede esperar más. Las (PASO) Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias deben terminar con las internas cerradas y corruptas, transparentando el sistema de elección de candidatos. La ley de Financiamiento de los partidos políticos y de las campañas transparenta el manejo de los aportes de campaña de particulares y empresas. La Boleta Única terminará con la lista sábana horizontal, mejorando así el sistema con mejores candidatos.

La reforma constitucional, impulsada obedientemente para satisfacer las pretensiones de eternizarse en el poder de la presidenta de la Nación, no debe y no puede condicionar los avances que pueden darse por ley.

  1. 5.       Profesionalizar el Servicio Público.

Mendoza necesita contar con un servicio público profesional e independiente, que asegure un correcto e inteligente manejo dela Administración Pública. Paraello debe aplicarse el sistema que regula el acceso a la función pública por concurso, privilegiando el mérito y nola politiquería. Lapromoción dentro de la carrera administrativa también debe ser por concurso. Un Estado moderno debe dar respuesta adecuada a las demandas sociales.

Propongo la creación de una Oficina de Servicio Público Provincial que garantice la independencia, profesionalización, modernización e igualdad para el acceso y promoción dentro del Estado, y la limitación de contratar mediante locaciones de servicio para el ingreso a la administración central.

  1. 6.       Defensa de la autonomía de Mendoza.

Mendoza, al igual que otras provincias, está postergada por la Nación en el reparto de los impuestos e ingresos nacionales. El gobernador y sus ministros pasan más tiempo en Buenos Aires o arriba de aviones que atendiendo los problemas de su poca gestión. Y como se privilegia el posicionamiento personal antes que la defensa fuerte de Mendoza, la provincia sigue perdiendo posiciones, pues los reclamos no se hacen o se efectúan sin carácter.

Mendoza soporta un importante déficit presupuestario de más de $ 1.500 Millones y una deuda que pasó de $ 4.064 Millones de 2002 a $ 5.354 Millones en 2012.

Fuente: Elaboración Propia, con datos del Área dela Deuda Pública.

Proponemos que la provincia denuncie el pacto fiscal, para evitar que la Anses se quede con dineros de Mendoza que durante este año 2012 llegó a $ 1.800 Millones.

La falta de coparticipación integral del impuesto al cheque representa que la Nación se quedó durante 2012 con $ 1.200 Millones que son de Mendoza.

Por recibir regalías petroleras liquidadas al valor que fija la Nación, durante 2012 Mendoza perdió $ 600 Millones.

  1. 7.       Recuperar la Política de Estado en Seguridad.

La seguridad es el principal problema que enfrentamos los mendocinos, y el gobierno no lo asume de esta manera. Por eso se ha abandonado la política de estado de seguridad y las distintas áreas de gobierno no actúan en función de atacar en conjunto las causas que provocan el delito.

Los lineamientos y las políticas de seguridad se toman de manera aislada por un gobierno que poco hace por prevenir el delito ni por reprimirlo en el caso de que haya ocurrido.

Lo hemos dicho y lo reiteramos, no se trata de aplicar mano dura o mano blanda, sino de implementar una política integral, con la fuerza del estado en su conjunto, alineando recursos y capacidades humanas en la solución de un problema complejo y multi causal.

Acerca de Carlos

Soy abogado, profesor universitario y actualmente ocupo el cargo de Senador Provincial en la Legislatura de Mendoza. Presido el bloque desde 2007.
Publicado en Misc | Etiquetado , , , , , , , , , , , |
3 comentarios

3 respuestas a Es poco, Paco

  1. susana dijo:

    yo he escuchado siempre en san rafael que gobierno como el de los democratas para mza no hay que cuando gobernaban ,mza era rica..que defendiron mucho al agricultor….tendria que profundizar mis conocimientos para poder opinar mas

  2. ines quiroga dijo:

    he leido al legislador y lo ùnico que tengo para comentar es que presente sus proyectos en la legislatura que es donde le corresponde c legislador. el que gana gobierna y el que pierde acompaña, èso es democracia!! la historia me ha demostrdo que los “gansos” han sido parte y colaboradores de los nefastos gobiernos de factos. de hecho en mi pueblo tuvimos una concejal que fue funcionaria de un gobierno incostitucional. un horror!!

  3. Alejandro dijo:

    Ines, estoy de acuerdo con ud. proyectos a legislatura y acompañar al que gana; ojo acompañar no significa decirle si a todo si algo está mal, y encuanto a colaborar con los gobiernos de factos, si no me equivo los K no estuvieron muy al margen.
    Aclaro que no tengo ninguna ideologia politica, me gusta evaluar a las personas tengan el tinte politico que tengan; como es el dicho “Señor/a” se nace, lo demas se hace”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *