Compartir

Lo hago como un ciudadano más entre tantos otros, con el objetivo de gobernar la provincia y el país, que no pueden esperar más un cambio real.

foto pro

Cairo, Aguinaga, Macri, Senetiner

Los partidos políticos tienen que estar al servicio de la gente, y quienes abrazamos la lucha política tenemos que ser servidores del pueblo. Por eso he decidido continuar mi accionar en un partido que ha sido gemelo al PD, del que fuimos socios políticos durante los últimos años, y que representa las mismas ideas políticas aunque de una forma más moderna y fuerte, pues por su estructura nacional, se ha convertido en una formidable herramienta que nos permitirá gobernar al país a partir del 2015. El PRO es la fuerza política más exitosa de los últimos años que está nucleando a los que pensamos parecido, habiendo hecho pie en todas las provincias argentinas, y creciendo día a día.

Las personas no podemos quedarnos abrazadas al pasado por más exitoso que este haya sido. Es nuestra obligación reconocer la situación real en la que se encuentra la política nacional y provincial, actuar de la mejor manera para solucionar los problemas de la gente y hacerlo de la forma más directa. Reitero, no importan nuestros intereses, importan los de la gente.

Los partidos políticos necesitan una razón de ser para su existencia, pues no son más que una herramienta que debe estar al servicio del pueblo, como canal de participación democrática y de expresión de ideas y principios políticos. No son un fin en sí mismo.

En mi opinión el PD se encuentra encapsulado en un laberinto del que no ha podido salir a pesar de los esfuerzos realizados. Entiendo que fue abandonando lentamente la claridad de sus ideas políticas, y su accionar fue confuso, tanto internamente, como frente a la sociedad que supo y no pudo seguir representando. De los laberintos se sale por arriba.

Ante estos problemas, siempre intenté que recuperara las ideas y los principios que lo caracterizaban, que son los que hicieron grande al país (colocándolo en el séptimo lugar del mundo) y a la provincia (haciendo del desierto un vergel). En el 2013 escribí el libro “Es Ahora”, en el que se plasman detalladamente estas ideas y su impacto a favor del desarrollo social.

Como legislador batallé tenazmente durante 8 años para diferenciarlo del populismo que nos gobierna y que va empobreciendo cada vez más a nuestra sociedad, aunque a veces esa tarea fue desarrollada casi en soledad.

Impulsé de manera franca la creación de un frente cívico provincial que fuera capaz de volver a poner a Mendoza en el camino del progreso, y no pude contar con el aval de quienes conducían al partido.

Como consecuencia de esa situación, en las elecciones primarias del año 2013, con un puñado de amigos, decidimos hacer un último esfuerzo y enfrentamos a la conducción que contaba con toda la estructura clientelar y los recursos, logrando obtener un 40 % de las voluntades del electorado. Si bien fue todo un logro en razón de las circunstancias, no nos alcanza para seguir insistiendo con esa metodología, en un momento en el cual la Argentina no puede esperar.

Me sumo al Pro como un ciudadano más entre tantos otros, con el objetivo de gobernar la provincia y el país. Mendoza va a salir de la pobreza y del desempleo provocados por los últimos gobiernos y Argentina recuperará la libertad y volverá al camino del progreso, ganándole al clientelismo y al autoritarismo.

Acerca de Carlos

Soy abogado, profesor universitario y actualmente ocupo el cargo de Senador Provincial en la Legislatura de Mendoza. Presido el bloque desde 2007.
Publicado en Misc | Etiquetado , , , , , , |
Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *