Archivo de la categoría: Opiniones

Compartir

El PEN pretende estatizar el sistema Previsional Argentino, en lo que aparece como una arrebatada decisión, con el claro fin de recaudar fondos para atender la voracidad fiscal del Estado.

Estoy muy lejos de defender el sistema vigente, ya que el mismo debería perfeccionarse luego de un estudio científico que fundamente una reforma ordenada, prolija, segura y, sobre todo, alejada de fines ajenos al interés de los beneficiarios del sistema. Esto se hizo en Chile, y luego de un año de estudio, perfeccionaron el mecanismo.

La justificación que pretende efectuar el PEN en la crisis financiera internacional y la necesidad de dar seguridad a los ahorros, es simplemente una falacia. Si hoy hubo pérdidas por 20 o 30 %, las mismas son menores comparadas con la pérdida del 100 % que implica la confiscación que se pretende efectuar. Recordemos que la descapitalización de las AFJP la produjo el propio Estado, ordenando invertir más de un 55 % de su capital en títulos de la deuda pública nacional, los cuales se han visto despreciados por la poca seriedad demostrada por el propio Estado. Mantengamos, pues, al Estado y a los superpoderes de los gobernantes de turno, lejos del manejo de los fondos jubilatorios.  

Debemos señalar que el dinero de los ahorristas corre peligro en manos de un gobierno voraz y ávido de liquidez, que ha generado un gasto público excesivo y descontrolado, que es poco respetuoso de los derechos de los ciudadanos, que afecta cada vez que puede la seguridad jurídica de sus habitantes, que miente con la publicación de estadísticas, y que se encuentra agobiado por necesidades electorales, ajenas a las de los jubilados y pensionados del país.

El PEN pretende violar los derechos de los ciudadanos que se ven directamente afectados por la medida y que en el año 2007 se inclinaron en un 80 % por mantenerse en el sistema de capitalización, a pesar de sus defectos y de lo que haya que modificar. Es evidente que en el inconsciente colectivo está presente el vaciamiento sufrido por las cajas de jubilaciones desde la dictadura del 55 en adelante, y que sumió en la miseria durante décadas a millones de jubilados argentinos.

Afirmamos que la medida es inconstitucional ya que afecta el derecho de propiedad y las expectativas futuras de los afiliados. Según el art. 82 de la ley, el fondo de las AFJP pertenece a los afiliados, y no a la administradora, por lo que apropiarse de esos fondos, es lisa y llanamente una incautación de sus derechos. Para que el Estado pueda apropiarlos se necesita una ley que los declare de utilidad pública, debiendo el Estado indemnizar por el valor del bien expropiado a los afiliados.

Si el Congreso Nacional aprueba el saqueo e incautación, deberán los distintos tribunales y especialmente la Corte Suprema de Justicia, poner equilibrio y racionalidad frente a tanta inmadurez y locura.

No estamos frente a un problema ideológico, sino frente a un problema ético. “No robarás”.

Publicado en Opiniones | Etiquetado , , |
Deja un comentario

¿Es importante para Mendoza que se realice en nuestra provincia la cumbre de los presidentes argentino, brasileño y venezolano?

¿Es una buena oportunidad para mostrarnos ante el mundo como una tierra digna de ser visitada y conocida en un sentido integral?

Me inclino por una respuesta negativa a estos dos interrogantes, ya que lo que los mendocinos tenemos para mostrar es, precisamente, la contracara de uno de los visitantes (Chávez), más los antecedentes del otro (Lula), en el sentido que paso a señalar a continuación.

Entiendo que tendríamos que haber aprovechado esta oportunidad, en la que se juntan tres presidentes de países de la región, para mostrar al mundo a nuestra tierra como un importante punto geográfico, entre tantos otros existentes, en el que se puede progresar.

Se debería haber mostrado a la provincia como una zona en la que existe seguridad jurídica, que garantiza el orden democrático y republicano, y que por consiguiente, propicia recibir inversiones, tecnología, participar de la economía mundial y de sus mercados, entendiendo que esta es la herramienta que nos permitirá reiniciar el camino de la genuina y estable recuperación económica de nuestro pueblo.

Deberíamos haber aprovechado además la oportunidad para mostrar las bondades de nuestro pueblo, laborioso como pocos, e inclinado claramente a favor del esfuerzo y del trabajo como medio para lograr objetivos individuales y sociales, que ha demostrado claramente que con el esfuerzo, la paciencia, y la perseverancia, se puede construir una sociedad equitativa y de progreso.

Todo esto que es Mendoza, y que espera incrementar en el futuro, se contrapone con lo que representan fundamentalmente Chávez y los antecedentes de un Lula ahora reformado, por la “ética” de la responsabilidad.

Por eso creo que la cumbre de los presidentes, no puede marcar en este aspecto a Mendoza como una provincia que adhiere al pensamiento de algunos de los invitados, ya que de esta forma se perjudicaría nuestra posibilidad de crecimiento e inversiones.

Tenemos que tener mucho cuidado en este aspecto, ya que nos podría perjudicar mucho como sociedad, que un verborrágico incontenible como Chávez nos involucre con principios y posiciones de los que estamos muy lejos.

Sabemos que fuimos elegidos como lugar del encuentro, por el dedo de nuestro presidente, en una suerte de repartos de premios y castigos a que tiene acostumbrada a la Argentina, y que en este momento sacude a la política local, por la dura interna del partido que gobierna.

Nos debe preocupar que Mendoza quede atada en este evento internacional, al pensamiento del presidente venezolano, hegemónico como pocos, antidemocrático a más no poder, cultor de un imperialismo rastacuero con el petróleo del pueblo Venezolano, populista, autoritario y espanta capitales como ninguno.

Hoy el desafío para encauzar a Mendoza en la senda del progreso es muy grande, y para eso debemos como sociedad, lograr nuevamente atraer al capital que genera riqueza y que beneficia económicamente a todos los que estamos dispuestos a trabajar en esta tierra.

Solo de esta manera se podrán distribuir las ganancias y se crearán expectativas ciertas de seguir mejorando tanto económica, como cultural y socialmente para grandes sectores de nuestra sociedad que hoy están postergados, y se encuentran obligados a mendigar del estado, perdiendo entre otras cosas, la tan preciada libertad personal, de poder elegir con tranquilidad, y tomar decisiones de vida de todo tipo.

Hoy las clases medias y bajas, se van empobreciendo cada vez más, producto de políticas equivocadas- que representan y representaron dos de los asistentes- que no hacen más que continuar inclinando el plano por el que camina nuestra gente, que produce necesariamente la caída de los ingresos reales, y de las expectativas de vida y de progreso de toda una sociedad, entre otras cosas por las políticas populistas, que azotan Latinoamérica.

Hoy nos quieren seducir con obras faraónicas, caras, antieconómicas, innecesarias, propias de un populismo que parece no haber aprendido de la historia.

Mendoza necesita más que nunca de inversiones, y para que esto ocurra, debe pararse claramente en la vereda de pensamiento que las atrae y genera, respetando la libertad, la justicia, la seguridad jurídica, el cumplimiento de los contratos, el respeto a la palabra empeñada, y ubicándose en el mundo en el que vivimos, características que el citado líder no respeta en lo más mínimo.

Publicado en Opiniones | Etiquetado , , , , , , |
Deja un comentario

En el país en el que parecen haberse puesto de moda las actitudes “borocotianas”, que tanto daño le terminarán causando a las instituciones de la república, se necesita poder contrarrestarlas con una importante claridad en las ideas que sostengan y den preeminencia al sistema por sobre las actitudes de las personas que pretenden conducirnos o representarnos.

Esta afirmación es algo que parece obvio para toda sociedad civilizada, pero que en la nuestra debemos señalar claramente en razón de los acontecimientos que se viven a diario.

Hoy nos encontramos rodeados de actitudes “borocotianas”, y necesitamos imperiosamente volver a empaparnos de las republicanas.

Representantes a los que les da lo mismo ubicarse en una u otra bancada, sin importar qué sector de la sociedad los eligió, o gobernantes que por recibir algún posible beneficio económico están dispuestos a romper con su propio partido político, poniendo todo en riesgo, son las actitudes que terminarán destruyendo las instituciones, y seguirán contribuyendo a la crisis de confianza de la sociedad, que hoy se encuentra cada vez más desorientada.

Entiendo que en la Argentina de hoy, al igual que en Mendoza, debemos volver a debatir ideas en un marco de pluralismo, algo que de un tiempo a esta parte se ha perdido como práctica, y que hoy se profundiza por actitudes como las señaladas anteriormente, en las que importan más los acomodamientos personales que los crecimientos institucionales que beneficiarán, sin dudas, a toda la sociedad.

Por tal razón la defensa de los principios de nuestro sistema republicano se hace imperiosa, ya que en el panorama político presente se vislumbran atisbos ideológicos que resucitan un pasado de desencuentros que los argentinos, que sin olvidar, debemos dejarlos atrás definitivamente.

Demás está decir que adoptar una actitud pasiva frente a tal situación equivaldrá a convalidar un estado de cosas perjudicial al sistema republicano y la forma de vida democrática. Por lo tanto, quienes piensen de forma similar, deben actuar, y lo deben hacer sin importar de dónde vienen, sino hacia donde van, cada uno ocupando en su lugar.

El gobierno nacional es un neto representante de una concepción de retroceso social. Sin un cambio de rumbo, y a pesar de sus logros aparentes, se afectará fuertemente el futuro del país en el mediano y largo plazo. Por su parte, el gobierno provincial, sin una orientación clara de lo que pretende hacer con la cosa pública, se limita a seguir tan temeraria alternativa, a cambio de un supuesto apoyo de la “billetera” que nunca llegará, como se demuestra con el presupuesto 2006 donde se rezaga nuevamente a los intereses de Mendoza. Cabría agregar que de producirse el milagro, y el Ejecutivo Nacional cumpla sus promesas, el costo para la provincia sería el de la sumisión al poder central, algo muy perjudicial hacia adelante.

Frente a tal tremendo desconcierto que nos lleva el gobierno de la improvisación, debemos dejar establecidos algunos principios sin los cuales no podremos encaminar al país y a la provincia, que los resumo en cinco puntos, a los que podrá sumarse otros:

1) La aplicación de los principios políticos que dieron base fundacional a nuestro país, como la libertad, la justicia, la solidaridad, y el bienestar, plasmados claramente en nuestra Constitución Nacional, punto de partida del progreso argentino. No podrá funcionar ningún país que se aleje de los mismos.

2) El Estado debe asegurar la plena vigencia de los derechos de las personas (civiles, políticos y sociales), evitando el abuso de poder, promoviendo el desarrollo integral y sostenido de la sociedad, en procura de  mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos. No se debe coartar la iniciativa privada, dejando hacer todo lo que los particulares pueden hacer, asegurando a todos iguales oportunidades. La libre iniciativa es el factor eficaz del progreso material. El Estado, sin rehuir a cumplir su rol, debe evitar caer en la tentación asistencialista elaborando políticas que tiendan a la generación de trabajo genuino. La dignidad de la persona humana y sus derechos deben ser el eje central de toda decisión política. El hombre es el fin y fundamento de todas las actividades e instituciones sociales y no un medio al servicio de nadie, ya que es anterior y superior al Estado.

3) La defensa irrestricta del sistema democrático, republicano, representativo, y federal como integrador de los distintos sectores de la sociedad, que garantiza un estilo de vida pluralista y civilizada. La rotación del poder y la renovación de nuestros representantes mediante una actitud responsable, deben ser la base de su funcionamiento. Los políticos y la política deben servir a la comunidad y no servirse de ella. La sociedad argentina necesita hoy más que nunca conductas civiles ejemplares.

4) El reconocimiento que la Argentina y Mendoza necesitan hoy fuertes inversiones de capital, así como hace décadas se necesitó población y educación. A la inmigración le siguió la educación del soberano, y ahora necesitamos contar con inversiones materiales sostenidas en el tiempo para beneficio de todos, reconociendo que el desarrollo no es espontáneo, desalentando la especulación financiera, estimulando la productividad y la eficiencia.

5) Debe haber un diálogo civilizado como gestor de las bases necesarias para que la sociedad asegure mejores condiciones de bienestar y de vida. Por eso sostengo que hoy no se puede gobernar si no aplicamos verdaderas políticas de Estado respecto a los temas centrales que necesita nuestra sociedad. Se debe acordar con las diferentes fuerzas políticas objetivos que sean comunes para la sociedad y fundamentales para su desarrollo, cuidando con esos temas no se haga política partidista para intentar obtener una ventaja. Temas como la educación, las políticas sociales, la seguridad y el desarrollo económico deben ser tratados de esta forma.

 

En síntesis, la sociedad necesita contar con estadistas (término que nos parece tan lejano y olvidado en la actualidad), es decir, con personas de estado que estén dispuestas a entregar todo a favor del fortalecimiento de las instituciones, que vean más allá del presente, y que tengan un plan hacia el futuro; y no gobernantes que privilegien día a día las diferencias existentes entre los ciudadanos, que impulsen conflictos institucionales hasta niveles impensados, que busquen el desborde permanente del poder, la hegemonía, que les importe más ganar elecciones que gobernar para el pueblo, y que piensen en más ellos y en sus privilegios, que en el beneficio del ciudadano al que gobiernan.

Publicado en Opiniones | Etiquetado , , , , |
Deja un comentario

Asistimos una vez más a las consecuencias necesarias de la falta de una política clara del manejo de la seguridad en la Provincia de Mendoza.

La improvisación de la administración del Gobernador Cobos es alarmante, y los resultados están empezando a notarse en las distintas áreas que padecen esa falta de gestión que es cada vez más pronunciada.

Lamentablemente es la ciudadanía quien la sufre a diario, manifestándose no solo en la falta de seguridad, sino también en la falta de un servicio básico de salud, o de educación.

Debemos señalar asimismo que por lo general es el sector más empobrecido de la población, el que más se perjudica por la mala gestión de gobierno, ya que no puede acceder a pagar la seguridad, la salud o la educación, por lo que debe conformarse con lo que hay, que es muy poco.

Hoy los funcionarios públicos son expertos en justificación. Se dedican gran parte de su tiempo en intentar justificar las consecuencias que producen sus faltas de política, sus peleas, y sus contradicciones.

Los responsables políticos de la seguridad en Mendoza, se la pasan dando explicaciones de por qué no funciona nada y esto seguirá siendo así hasta que tengan en claro el camino a seguir, y dejen de estar perdidos y sin saber qué hacer con la cosa pública. Por supuesto que deben también dejar de pelearse entre ellos, y dedicarse a gobernar, que es su obligación.

El principal responsable de lo que viene ocurriendo, es el señor gobernador, que ha armado su equipo de gobierno hace dos años, y viene fracasando cada vez más en la gestión, arruinando día a día a su pueblo, y generando una vez más, una importante frustración en la sociedad.

Hoy la cárcel vuelve a ser noticia por la fuga de una docena de condenados, demostrándose nuevamente la falta de control de los máximos responsables de la seguridad en Mendoza. Seguramente intenten justificar lo ocurrido echándole la culpa a agentes penitenciarios frente a lo que afirmamos que la responsabilidad es política, y no del personal penitenciario que en su gran mayoría presta funciones como puede, desolados, con miedo y sin apoyo.

Debemos recordar que  por cada condenado que se fuga hay una importante actividad del estado que se ve frustrada, lo que significa además un alto costo económico. La policía que lo detuvo inicialmente, hoy debe volver a perseguirlo para recapturarlo, y el sistema judicial que lo condenó, debió pasar por distintas etapas judiciales hasta llegar a una certeza de responsabilidad que le impone una condena. Todos estos son recursos que se tiran a la basura por desidia del gobierno.

Le proponemos al señor gobernador, que deje de lado las peleas internas que tiene el partido gobernante, y que con humildad llame a los demás partidos políticos de la provincia, para diseñar un plan con todas las letras, que se respete desde el inicio hasta el final, para así poder entre todos, iniciar la solución de tan grave problema.

Otras veces le hemos propuesto algo similar y no hemos sido escuchados por el responsable de gobernar.

Esperamos que empiece a escuchar un poco más, por el bien del pueblo de Mendoza.

Publicado en Opiniones | Etiquetado , , , |
Deja un comentario

Mucho se ha hablado de la obra Portezuelo del Viento en los últimos días, especialmente cuando se descubrió que la misma no figuraba en el proyecto de presupuesto nacional 2007 enviado por el PEN al Congreso, a pesar del compromiso del propio Presidente de la Nación, y de las afirmaciones del Sr. Gobernador de Mendoza que aseguraba que la obra sí estaba incluida.

Este último arremetió en forma agresiva contra los legisladores que seriamente realizaron los correspondientes planteos, sin advertir que se estaba actuando con el objeto de lograr que la obra sea tenida en cuenta en el presupuesto nacional.

Luego de ofuscarse, y ante la evidencia, debió reconocer la no inclusión de la obra en el presupuesto 2007, ya que la misma no se encontraba ni en las partidas de obra pública, ni en los juicios a pagar, ni en la partida de transferencias, como se intentó hacer creer desde los más altos niveles del gobierno nacional y provincial.

Entiendo en lo personal que el proyecto “Aprovechamiento Integral del Río Grande – Trasvase del Río Grande al Río Atuel”, es muy importante para el sur de nuestra provincia.

Los beneficios de las obras integrales son muy importantes.

  1. Mendoza podría casi duplicar el caudal medio del Río Atuel, lo que aumentarían las áreas de riego en San Rafael, Alvear y Malargue en 60.000 hectáreas aproximadamente. Esto significa un importante desarrollo agropecuario, forestal, poblacional, minero, industrial y turístico en la región.
  2. Se incrementaría además, la producción de energía hidroeléctrica en las centrales denominadas los Nihuiles sobre el Río Atuel como consecuencia directa de los mayores caudales de agua, pudiéndose repotenciar o ampliar las centrales hidroeléctricas ya existentes.
  3. Se crearían las condiciones para el establecimiento de nuevos emprendimientos hidroenergéticos, beneficiando al sistema interconectado nacional.

Los costos de la obra energética los debe pagar la nación.

El acuerdo firmado entre la Nación y la Provincia, se refiere a una parte del aprovechamiento integral del Río Grande.

Solo ha presupuestado la obra de represa y la central, con el objeto de generar energía, indicado como beneficio Nº 3.

No se incluye en el plan el principal objetivo de Mendoza que es el trasvase de las aguas del Río Grande al Atuel, por lo que no se logrará en esta primer etapa aumentar las zonas de riego, ni aumentar la generación de energía de los Nihuiles.

Es decir que los beneficios serán para la Nación, con dinero de Mendoza.

Debemos señalar que desde hace tiempo el Estado Nacional tiene en sus planes la realización de la obra hidroeléctrica Portezuelo del Viento, ya que la misma servirá para generar energía para todo el sistema interconectado nacional, y ayudará a paliar la grave crisis energética que afecta al país, y que es indisimulable en estos días.

Por eso decimos que no debe pagarse con dinero de los mendocinos, sino que debe ser solventada por el Estado Nacional, de la misma forma que se han pagado las grandes obras hidroeléctricas en nuestro país.

Tampoco se debe financiar con el resarcimiento de la promoción industrial.

No puede pagarse con el dinero del juicio por los daños de la promoción industrial.

Mendoza ha sido afectada por los regímenes de promoción industrial que beneficiaron y aún benefician a las provincias vecinas y nos siguen causando daños a los mendocinos.

El dinero que se obtenga de tal pleito corresponde a la provincia y debe ser utilizado como mejor convenga a los intereses locales, no debiendo utilizarse para solventar obras nacionales no elegidas localmente, ya que de esa forma estaríamos subsidiando al resto del país.

Además, debemos señalar que es inmoral continuar con el régimen de la promoción industrial, ya que por un lado la Nación está reconociendo que nos ha causado un daño, pero en vez de eliminar su causa, la sigue manteniendo y nos sigue generando perjuicios económicos. Nada se ha logrado en este punto con el acuerdo firmado. La promoción industrial que nos afecta, seguirá vigente.

Si se quiere realmente terminar con el problema, se debe dejar sin efecto la causa que provoca ese daño a la provincia y se debe eliminar la promoción industrial.

Conclusión.

Sr. Gobernador, para que a la obra Portezuelo del Viento no se la lleven las palabras, debemos tomar medidas en común.

Como a su pesar ha quedado en evidencia que no fue incluida en el presupuesto nacional, debemos lograr entre todos que esta situación se modifique en beneficio de Mendoza.

Para ello tenemos que contar con la acción efectiva de todos los legisladores nacionales de nuestra provincia ara que, sin distinción de colores políticos, logren incluir la obra en el presupuesto que sea aprobado por el Congreso.

Más que enojarse con los legisladores que descubrieron el incumplimiento de la Nación, deberíamos reconocerles la preocupación demostrada, y la posibilidad de hacer valer los derechos que se nos estaban afectando nuevamente.

Publicado en Opiniones | Etiquetado , , , , , |
Deja un comentario